viernes, 9 de diciembre de 2011

Sistema de Ataque 1-2-2. Segunda Parte. Elaboración y Normas (Futbolsalaweb)

En el último post pudimos ver la descripción del sistema de ataque 1-2-2, su situación inicial o apertura, las características que debe tener un equipo o sus jugadores para que sea realmente efectivo utilizarlo y sobre todo, los objetivos fundamentales que va buscando este sistema.

Recordamos con una pequeña síntesis, que nos establecíamos en dos líneas de ataque de dos jugadores cada una, que debíamos poseer jugadores habilidosos y con la suficiente autoconfianza para poder jugar el balón libremente sin tener un apoyo de basculación (por detrás del balón), que era un sistema algo más agresivo que los anteriormente vistos: ya que al perder un jugador en la zona donde se realiza la elaboración del juego y al ganarlo en la zona caliente de la finalización, el modelo de juego se tornaba algo más directo (es más difícil mantener la posesión del balón, pero es más simple amenazar la portería contraria al tener casi siempre al menos dos apoyos por delante del posesor del esférico); aun así, pudimos ver dos ejemplos de rotaciones para este sistema que nos permiten mantener el balón en nuestro poder hasta hacer fallar la sincronía defensiva y encontrar un lugar o momento preciso para probar a percutirla con buenos resultados (la rotación simétrica y la de tres).

Hoy veremos un nuevo ejemplo de rotación para el sistema 1-2-2 que nos ayude en la fase de Elaboración del sistema: la Rotación Circular, estableceremos normas genéricas que nos ayuden a desarrollar este sistema (tanto en elaboración como en la fase de finalización) y comenzaremos a desgranar los modos y maneras más comunes, para finalizar las jugada en condiciones óptimas para poder materializar el gol.


Rotación Circular


Es otra de las rotaciones que podemos emplear en este sistema para tener la posesión del balón y buscar mientras el lugar y momento más indicado para amenazar a la defensa rival. Entre sus ventajas está la tener un apoyo cercano al balón con el jugador que se acerca y se para entre líneas, y que sobre todo, con este movimiento se crea un espacio libre en el lado débil de la defensa que aprovecha el primer pasador del balón para ocupar tras su corte (este movimiento puede meter en dificultades a la defensa porque si decide cerrar el espacio central donde se encuentra el entrelíneas dejará abierta la posibilidad de la diagonal larga, y si por el contrario el defensor continua en el ala contraria al balón y no cierra el espacio del centro, el jugador que se ha convertido en el entrelineas podrá recibir el balón y jugarlo cómodamente desde una zona bastante peligrosa


1. El jugador con balón le pasa la pelota al ala contraria en zona de elaboración, mientras el pívot derecho se acerca a dar un apoyo al nuevo poseedor del balón y se detiene entrelíneas. Una vez efectuado el pase inicial y el acercamiento simultáneo del pívot derecho, el ala derecha corta hasta ocupar la zona que ocupaba el hombre que ahora está desempeñando funciones de entrelíneas. 2. El receptor del balón (AI) lo conduce hasta la zona del ala derecha y simultáneamente, el Pívot Izquierdo inicial baja la banda hasta la zona de elaboración y le da un nuevo apoyo al balón. El jugador que estaba haciendo las funciones de entrelíneas abandona la zona central y se dirige hacia la zona que acaba de abandonar el Pívot Izquierdo. Así se volvería nuevamente al dibujo inicial.


REGLAS PARA EL MEJOR FUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA

Tanto como para la elaboración del juego como para la posterior finalización podemos citar varias normas que facilitan que lleguemos con éxito a la consecución de nuestros objetivos. Claro está que estas normas, como casi todo en el fútbol sala, no son universales y válidas para todos los equipos y situaciones de partido, dependerán de las cualidades de nuestros jugadores, nuestro modelo de juego, del rival y su propuesta defensiva o incluso del marcador o la competición.

Una norma que ayuda a mantener la posesión del balón y a finalizar el juego es ubicar en el terreno de juego a jugadores en banda cambiada, porque así se sentirán más seguros a la hora de ir al encuentro de la pelota para controlarla y protegerla, e incluso tendrán más opciones para finalizar de una manera individual (si trataran de saltarse a su par hacía el interior quedarían en la zona más peligrosa del campo y orientados para disparar o pasar el balón con su pierna dominante)

Otra, complemento de la anterior, y por las razones que hemos explicado anteriormente es situar a jugadores con gran capacidad para el disparo exterior en la línea más alejada de la portería rival. También a los que poseen mejor toma de decisiones.
  
Otra de las cosas que puede facilitar el juego con este sistema es la formación de continuos triángulos ofensivos que creen nuevas líneas de pase para el poseedor del balón por delante de él, compensando así la carencia de los apoyos de basculación. El modo de hacerlo es diverso y dependerá tanto de nuestros objetivos para la finalización como del diseño de la defensa contraria. Los encargados de la formación de estos triángulos temporales suelen ser los jugadores de la segunda línea. Es altamente recomendable cuando el equipo rival pretende ejercer presión sobre el jugador con la pelota. Veamos varios ejemplos:


ENTRELÍNEAS DE LA BANDA CONTRARIA: 

El pívot de la banda contraria se ubica en la zona de entrelíneas y da apoyo cercano al poseedor del balón. Entre algunas de la soluciones posibles tras este movimiento es devolver el balón atrás y seguir elaborando, o como muestra el gráfico cuando el entrelíneas tratar de orientar el balón al lateral opuesto inicial que deja atrás a su par creando una situación de 3-2. Esta situación es la más segura y puede usarse únicamente para conservar el balón ante la presión rival.



ENTRELÍNEAS DE LA MISMA BANDA: 


Algo más arriesgada, pero a la vez más vertical y agresiva. Una vez que recibe el jugador entrelíneas, procedente de la misma banda del poseedor del balón podemos devolverla atrás y seguir elaborando la jugada, o si se dan las condiciones precisas buscar soluciones de finalización oportunas (en el gráfico podemos ver una de ellas: el entrelíneas aprovecha la presión rival para realizar una pared con el jugador que le ha pasado el balón, mientras que el ala contraria busca automáticamente el pase al segundo palo).



ENTRELÍNEAS DE LA MISMA LÍNEA:

Aún más vertical, casi exclusivamente para finalizar, ya que convierte momentáneamente el dibujo táctico en un 1-3, sólo con apoyos posibles por delante del balón. Como vemos en el gráfico, el entrelíneas (jugador que ha cortado desde la misma línea de elaboración del poseedor del balón) una vez que recibe la pelota puede girarse y aprovechar una situación de 3-2 o dejar pasar la pelota hacia la diagonal larga e incorporarse como un apoyo más de finalización en el segundo palo.



Hay muchas más formas y variantes de finalización partiendo de esta fórmula de formación de triángulos ofensivos, pero las enumeraremos y estudiaremos más detenidamente en el siguiente post del sistema 1-2-2, que dedicaremos exclusivamente al apartado de la finalización y a las situaciones especiales de ataque posicional donde es común usar este sistema (en las situaciones de superioridad 4 contra 3 tras la expulsión de un contrario).

Por el momento, dejamos aquí la clase de hoy, no sin antes proponer un ejercicio práctico  para poner en práctica algunas de las particularidades del sistema 1-2-2 de las que hemos hablado hasta ahora (Apertura, Elaboración y Reglas Facilitadoras)




EJERCICIO PARA EL ENTRENAMIENTO DEL SISTEMA 1-2-2

Triángulos de Finalización





Jugamos un partido normal con una serie de premisas y condicionantes que nos hagan trabajar los objetivos que queremos realizar. Situaremos una zona restringida para la defensa de ambos equipos (cuadro rojo en la imagen) donde los defensores no podrán entrar, lo que favorecerá que algún atacante (bien de la línea de elaboración o de la más cercana a la portería rival) se adentre en esta zona momentáneamente, creando así los triángulos de línea de pase que con anterioridad habíamos dicho que servían o bien para mantener la posesión de la pelota ante defensas presionantes en la primera línea o para buscar modos de finalizar la jugada tratando de realizar un gol en la portería contraria.

Reglas: 1. La defensa no podrá entrar en la zona prohibida de su propio campo, 2. El jugador atacante que aproveche el espacio entrelíneas vetado para la defensa no podrá permanecer en él más de 5 segundos sin recibir el balón, cada vez que reciba un pase se añaden otros 5 segundos a su tiempo de posesión. 3. Los jugadores atacantes podrán atravesar la zona prohibida siempre que quieran, pero solo uno por jugada podrá estar relativamente estático haciendo funciones de entrelíneas. Si esta regla es incumplida cambiará la posesión de la pelota.

Para que sea más real podemos poner una regla de continuación a este ejercicio: permitir a la defensa entrar a la zona prohibida una vez que el jugador que realiza la función de entrelíneas controla el balón (esto lo hará más parecido a las condiciones reales de juego)

Variante: Si lo que queremos es simplificar más aun el ejercicio, podemos introducir un atacante fijo en la zona marcada que haga siempre las funciones de entrelíneas (éste no podrá salir del cuadro), y otros cuatro jugadores atacantes exteriores que decidan en cada jugada el modo más práctico y eficiente de contactar con el entrelíneas y darle apoyos para la finalización de la jugada.

_______________________________________

Espero que os sirva. Un abrazo familia.
Rafa Romero



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada