domingo, 28 de agosto de 2011

BALANCE DE LA PRIMERA SEMANA

Pues ya estoy aquí. Después de más de dos mil kilómetros de viaje en coche y un pastizal de peajes llegamos a Padova hace casi casi una semana. El viaje a pesar de lo extenso se me hizo ameno, la verdad, será eso del gen bmw (me gusta conducir). La primera parte la hice a mi aire y llegando a Barcelona me encontré con el mister del primer equipo, Alberto Rodríguez, quien muy amablemente me hizo de guía hasta la puerta de mi casa padovana.



Una vez instalado en casa (muy agradable, por cierto) comencé el curro. Esta semana no ha sido muy estresante porque solo está andando el primer equipo, pero realmente he hecho poquitas cosas que no fueran fútbol sala. Hemos entrenado todos los día, mañana y tarde y el sábado por la mañana. Qué medios tienen por aquí! Qué predisposición a trabajar! Qué envidia sana que me da! 

Con estas facilidades, Alberto y yo, nos hemos tenido que limitar (que no es poco) a aprovechar todo el tiempo de entrenamiento para trasladar todas las ideas que el traía en la cabeza, las que traía yo, y las que hemos forjado esta semana en extensas a la vez que agradables charlas en mi casa de táctica, experiencias y fútbol sala en general, a unos jugadores muy jovencitos, inexpertos, pero con muchas ganas de aprender y hacerlo bien.



Vamos que, de momento, estoy de escándalo. Tengo un trabajo que me apasiona, una casa perfecta, me dan de comer y cenar todos los días una gente apañadísima en sus restaurantes, tengo un guía y compañero de primera categoría y unos pupilos que además de estar aprendiendo fútbol sala me están enseñando el italiano (por cierto, ya medio me hago entender) y encima pertenezco a un club serio, con tradición y muy bien organizado.

Preocupaos por el tiempo, la guerra, el hambre... No os preocupéis por mi que es perder el tiempo.

Un abrazo a tutti!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada